La importancia de una correcta instalación eléctrica

La instalación eléctrica de una casa es compleja y requiere ciertos conocimientos técnicos. Tanto si construyes una casa nueva como si la reformas, es importante asegurarte de que la instalación cumple las normas vigentes para garantizar tu seguridad, la de tu familia y para mantener un buen nivel de confort.

De hecho, una gran parte de los incendios domésticos se debe a una fuente eléctrica defectuosa. En este artículo, te ofrecemos algunos consejos y sugerencias para que tu instalación sea un éxito y cumpla con las normas de seguridad vigentes.


Consejos para una buena instalación eléctrica

Antes de iniciar cualquier trabajo eléctrico, es necesario conocer todos los elementos que componen una instalación eléctrica. Cada elemento tiene su propia importancia y hay que prestarles atención para que sean instalados o renovados correctamente.

  • Cuadro eléctrico: Este es realmente el componente principal de todas las instalaciones eléctricas, se encarga de centralizar toda la distribución eléctrica del hogar.
  • Disyuntor: Se trata de un elemento de seguridad esencial en toda buena instalación eléctrica. Corta la electricidad en caso de cortocircuito o sobre corriente. Por lo tanto, si hay demasiados dispositivos funcionando al mismo tiempo, se puede superar el nivel de potencia contratado con tu proveedor de electricidad y provocar un corte de luz.
  • Cableado eléctrico: Los diferentes cableados eléctricos tendrán la función de dirigir la corriente a las diferentes habitaciones de tu vivienda.
  • Interruptor y tomas de corriente: Todo el mundo cree saber exactamente lo que es un interruptor y lo que es un enchufe. De hecho, estos son los dispositivos eléctricos más comúnmente instalados en una casa. Sin embargo, antes de hablar sobre las últimas innovaciones en estos conectores, es necesario hacer un poco de historia.

Consejos para una buena instalación eléctrica


¿Qué es un interruptor?

Hay diferentes tipos de interruptores. Todos tienen la misma función: establecer o interrumpir un suministro eléctrico. Contrariamente a ciertas ideas preconcebidas, no desempeñan ninguna función de protección y por eso se asocian siempre a un fusible o a un disyuntor.

El interruptor se utiliza tradicionalmente para controlar una o varias luces.

Hoy en día, sin embargo, tienen una función mucho más amplia. Se utilizan para controlar la apertura de nuestras persianas, nuestro portón automático o una puerta automática. Además de este aspecto práctico, el interruptor también puede utilizarse como elemento decorativo en una casa gracias al creciente número de acabados personalizables (colores, formas, materiales, etc.).


¿Qué es una toma de corriente?

Al igual que los interruptores, hay diferentes tipos de tomas de corriente, pero todas tienen la misma función: conectar todos los aparatos de la casa a la red eléctrica.

Una toma de corriente está formada por un enchufe macho que recibe la corriente y un enchufe hembra que la transmite.

En cuanto a la decoración, las tomas de corriente también aparecen en diferentes materiales, acabados y colores para alegrar tu hogar.


¿A qué altura deben colocarse los enchufes e interruptores?

Dependiendo de la habitación, la altura recomendada para los enchufes debe estar entre 0,05 y 1,30 metros desde el suelo. Sin embargo, hay algunas consideraciones específicas para los cuartos húmedos.

  • Para la cocina: Esta habitación debe tener al menos 6 enchufes, 4 de ellos situados encima de la encimera. Deben colocarse a un mínimo de 8 centímetros de la encimera. Además, si tiene una campana extractora, la toma dedicada debe estar situada encima de la cocina o placa, a 1,80 metros del suelo.
  • Para el cuarto de baño: La toma de corriente cerca del control de la iluminación debe estar entre 0,90 y 1,30 metros de altura.

La altura mínima de los interruptores debe estar entre 0,90 y 1,30 metros desde el suelo.

Aunque si eres un buen manitas, te recomendamos encarecidamente que recurra a un profesional para todos tus trabajos de electricidad con el fin de tener una instalación segura, duradera y estándar.


5 reglas para proteger a tus hijos de los peligros de la electricidad en el hogar

Si antes del año de edad, hacer que la habitación del niño sea segura es la primera prioridad, entre los 1 y los 4 años, es en la cocina y el baño donde los accidentes son más frecuentes. Aunque, afortunadamente, estos accidentes no siempre son mortales, pueden provocar graves quemaduras, discapacidades de larga duración o daños físicos.

Unos cuantos reflejos y medidas de seguridad ayudarán a mantener seguras las pequeñas manos aventureras.

  1. Instala tapas en los enchufes

Esto es lo primero que debes hacer. Cuando tu hijo empiece a gatear, querrá explorar todo lo que hay en su entorno y es probable que quiera meter las manos o los objetos pequeños en un enchufe.

Las tapas de los enchufes ayudan a tapar los agujeros de los mismos y, por tanto, a evitar accidentes.

  1. Oculta los cables y alargadores

Los cables y alargadores que circulan por tu casa son un peligro potencial para tus hijos. Por lo tanto, es mejor esconderlos detrás de un mueble o en una caja especial para no despertar una peligrosa curiosidad. Además, si es posible, trata de colocar los alargadores en alto para que sean inaccesibles. Por último, no olvides sustituir todos los cables desgastados.

  1. Desenchufa los aparatos eléctricos que no utilices

Además de ahorrar energía, desenchufar los aparatos eléctricos minimiza el riesgo de electrocución de cualquier miembro de la casa. Ten especial cuidado de hacerlo en las habitaciones húmedas, como el baño o la cocina, donde el riesgo es dos veces mayor que en otros lugares.

  1. No sobrecargues los enchufes

¿No tienes suficientes enchufes en tu casa y estás utilizando demasiados? Ten en cuenta que esto puede provocar un sobrecalentamiento y el riesgo de incendio.

Por lo tanto, es mejor invertir en la instalación de nuevos enchufes para satisfacer tus necesidades.

  1. Has que tus instalaciones eléctricas sean revisadas por un profesional

Nunca se es demasiado precavido cuando se trata de nuestra seguridad y la de nuestros seres queridos. Por ello, lo mejor es que un profesional revise tu instalación eléctrica para asegurarte de que sigues cumpliendo las normas vigentes y de que no representa ningún peligro.

Una instalación anticuada, mal mantenida o defectuosa no sólo puede provocar averías más o menos importantes, sino también y sobre todo generar incendios u otros accidentes como electrocuciones.

Ten en cuenta que, aunque creas que sabes de electricidad, es mejor confiar el mantenimiento de las instalaciones eléctricas de tus equipos a un profesional, porque sólo él podrá decirte si tus instalaciones eléctricas representan o no un peligro para tus hijos.

4.8/5 - (21 votos)
Nosotros te llamamos

Déjanos tus datos y te llamaremos para resolver cualquier duda que tengas

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Abrir chat